5 ene. 2014

El café se va a enfriar...

Generalmente decís que me querés, que soy una inspiración, que revoluciono tu cabeza y que soy digno de tu amor. Te echas para atrás cuando digo "no", y me ponés cara de pura amargura cuando digo "no sé". Me reprochas tantas cancelaciones y promesas por cumplir, pero tenés que entender que no soy fácil, que el amor tampoco lo es, y que a veces dos almas por mucho que deseen caer una profunda ilusión, no son dignas de conocerse. No soy yo, no son mis escritos, no es el café que está frío de tanto esperar, es tu esencia lo que hace que todo suene y parezca "especial", cuando tímidamente, y otras tantas veces con un tono serio me decís: "¿Cuándo nos vemos, Juan? Y es ahí, cuando no sé que decir... cuando... por dentro digo si, pero por fuera digo no, y entre una duda constante formamos ese "no sé" que logra sacarte de tus casillas siempre, sin ninguna excepción.
No estoy acá para decirte lo mucho que te quiero, que sos mi mano derecha, o simplemente una gran persona. Estoy acá... bueno.... para decirte gracias y perdón, sin lágrimas y sin vergüenza, como los grandes hombres, aunque esa última palabra algunas veces me quede un tanto grande, y otras me quede perfecta. Soy esto que ves, el chico del "no sé", el del titubeo constante, el que adora hacer flamear su jopo y regalarte una sonrisa hasta con la cosa más adyacente. Soy esto que ves, una persona simple, con un corazón destrozado y reparado más veces que los dedos de mi mano. Soy esto que ves, alguien que duda en el amor, alguien con defectos, como él, o como vos. Soy esto que ves, esto que vive y ama a su manera, como le parece mejor, como le simpatiza más.
Dicen que nunca es tarde, ni siquiera para la sinceridad, pero... parece que si fue tarde para nuestro pequeño café que ya se acaba de enfriar y que nos invita a retirarnos, al menos de nuestra imaginación.
Me han enseñado que nunca hay que perder las esperanzas, y que el que perdura, prospera, o por lo menos consigue lo que busca. ¿Yo soy a quién buscas? El tiempo te dará la respuesta...

3 comentarios:

  1. ¿Cuantas cosas hay de ciertas en una excusa no?
    Pero la perseverancia siempre estará ahí, al pie del cañón, esperando (impacientemente) a que digas que sí.
    Muy linda entrada y muy expresiva también.

    Te quieo, un beso

    ResponderEliminar
  2. Si se te enfría el café... vuelve a calentarlo ;)
    En serio, me encanta esta entrada. Es tan sincera... jaja y con la que uno se puede sentir identificado porque a la hora de la verdad todos dudamos en el amor y ninguno somos perfectos. Pero nos esforzamos cada día por sonreír y hacer sonreír a los demás (siempre con sonrisas sinceras, por supuesto), que es lo importante :)
    Pero hay que intentar ser un poco más decidido, eh? Jajaja
    Un abrazo y pásate cuando quieras :3

    ResponderEliminar
  3. Este texto me parece muy asertivo, creo que es apropiado que esa persona sepa todo esto que piensas y sientes, para que no hayan heridas mas adelante y peores que las que pueden haber ahora.
    Besos ♥

    ResponderEliminar