15 dic. 2012

Atardecer de un día agitado.

Desde este lugar puedo ver un viejo tren, mucha gente apurada, algún que otro pajarito cantando, a causa del hermoso atardecer que recubre mis ya iluminados y colorados ojos. Me detengo a pensar un momento, miro mi escritorio y veo las clásicas cosas que conforman al mismo: fundas del celular, dinero, documentos, una calculadora, mi clásica lámpara y un idiota observando lo que le rodea.
Al mirar el sol, entendí porque ya no me quería, dónde estaba mi error, porque fui como fui e incluso porque la soledad era soledad y su sonrisa, mi única compañía. Pero no logré terminar de entender que tenía él, que yo no tenía, no logré entender absolutamente nada, porque mi reflexión no era más que una pelea conmigo mismo.
Como no me quedó opción alguna, salí a caminar y en no menos de una cuadra, veo a un chico y a una chica, abrazados, besándose, mirándose fijamente el uno al otro, como si nada más que ellos dos importara, como si el resto no existiera, como si yo no existiera, ¿estaban en la Luna? No lo sé, hasta donde tengo entendido no se puede estar en dos lugares al mismo tiempo, así que mi conclusión vuelve a ser nula. Volviendo a mi paseo, no pude sentir algo de tristeza, porque ella se parecía mucho a mi chica, y él era todo eso que una mujer nunca quiere, una especie de wachiturro, asesino de la vida, besándose a su novia como si fuera un asqueroso degenerado de la vida, o sea... está bien, no soy ningún Brad Pitt, ni mucho menos, pero... a mi nunca me pasan esas cosas, ¿a caso nada más gano por una sonrisa? Tal vez si, tal vez fue la bondad. Al fin y al cabo, uno nunca sabrá que es eso, que enamora a las chicas, ¿verdad?
Tal vez, sólo tal vez... nunca la enamoré...

2 comentarios:

  1. Creo que el punto no es si enamoraste, es que ella no valoro lo que tenía al lado, todos tienen defectos, todos tenemos fallas, no somo perfectos, pero ella algún día se va a dar cuenta a quién perdió. Un beso de ..
    Te siento en mis sueños.

    ResponderEliminar