14 feb. 2017

Con vos siempre es 14 de febrero.

Hoy estoy acá para contemplar tu belleza, tu alma y todo aquello que de alguna u otra forma te hace ser quien sos, una persona única en este mundo. Me invitás a pasar un rato en tu cuarto, bajás la persiana, te acostás, hablás con los tuyos por celular, me das algún que otro beso, cada tanto me comentas algo bonito que hiciste y, cuando el cansancio aterriza en tus ojos, me invitas a dormir un ratito. Aunque sea una hora, unos minutos, hasta que la alarma de las 4 de la mañana decida sonar. Por los nervios y ansiedad, no siempre logro dormir bien. A veces, paso gran parte de ese rato preguntándome qué será de nosotros el día de mañana, como nos recibirá el día, que cosas van a acontecer o si solo va a ser una noche más del montón. Entro en la habitación, oigo tu respiración y los latidos de tu corazón... vas despertando ya, buscás en mi mitad y me encontrás esperando en un rincón. Y es que no podés imaginar cuánto adoro verte dormir, cuánto adoro fantasear con una posible vida juntos o con un amor no tan reprimido.
Cada encuentro por lo general es parecido, pero siempre hay algún detalle que hace que el más nuevo sea mejor que el anterior, o al menos esa es la sensación que me da. Me gusta sentir que en tu habitación el tiempo no corre, bueno... en realidad va demasiado rápido, pero siempre me gusta sentir que nos quedan cinco minutitos más de disfrute.
Desde chico me han dicho que el 14 de febrero había que darle importancia porque era un día donde el novio tenía que estar para su pareja, darle regalos y hacer cosas de pareja. Sin embargo, hoy entendí que nada de eso es necesario, que a veces el cariño, el abrazo, el prestarte mi oreja, ese... ese es el mejor regalo que te puedo dar. El mejor regalo que te quiero dar hoy es demostrarte que ya no hay miedo, que hay retos asumidos y las ganas de retroceder y dar marcha atrás a eso que yo llamo "felicidad" son casi nulas. Hoy quiero mirar tus ojos color miel y decirte a la cara que no necesito absolutamente nada. No quiero dar ni recibir nada, no lo necesito. Me siento muy orgulloso de poder contemplar tu mirada, tu forma de observarme y saber que con vos siempre es 14 de febrero, siempre es el día de los enamorados. Feliz día a vos, que haces mi vida un poquito más divertida cada día, a vos que me dedicas varios minutos y momentos, a vos que te destacas por ser siempre vos no solo en días comerciales como hoy, sino cada día del calendario. Te amo ~

No hay comentarios:

Publicar un comentario