7 mar. 2013

My Cherie Amour.

Desde hace exactamente un mes, te veo llegar cada tres veces por semana, con tu hermosa pollera, la cual va variando de forma, color y estilo, pese al tipo de clima que toca cada día de la semana. Te gusta destacar con tu hermoso corte de pelo, tus aros, tu collar tan peculiar, el cual desconozco aún su significado. Y lo más importante de todo, tus dos hermosos ojos, tan espléndidos y llenos de luz, como el mismo día, de un color verde esmeralda poco veces visto, tal es así que creía que Esmeralda e incluso mi hermana, eran las únicas personas vivientes sobre éste planeta que tenían tal clase y estilo de ojo y pupila.
Siempre me impresionas  porque siempre sabes la respuesta a todo, siempre tenes una respuesta lógica, inteligente, razonable, e incluso capaz de debatir de manera tranquila, segura y con el objetivo de aprender algo nuevo y llegar a una conclusión.
Déjame decirte que eres la envidia de muchas chicas de la clase, que muchas quieren ser como vos, y que la envidia mata cuando el hambre domina, pero... ¿Qué querés que te diga? Gracias a vos he logrado obtener un mayor interés en las cosas del día a día, porque aprendí que para ser más razonable, había que acudir a muchas horas de lectura, y de no dejarse llevar por la primera noticia, que te cuente el primer pajarito chismoso de la clase. Te ves algo sensible, fácil de romper, y todo eso lo puedo deducir por el sonido de tu voz, ya que considero, que es algo que endulzaría los oídos de cualquiera, si al menos tuvieran la suerte, que yo tengo de escucharte cada mañana.
Me da mucha pena saber que terminaré toda ésta primera etapa de estudios y de integrar nueva gente a mi vida, sin poder saber tu nombre, y teniéndote que nombrar entre mis amigos y amigas, como "La chica de las polleras coloridas" o "La chica inteligente", "La que me vuelve loco", etc. No sé a donde irás a parar, no sé cuales son tus planes, ni tampoco sé en que lista ponerte, ya que no me gusta hablar de "platónicos", se me hace muy femenino, o al menos, no va conmigo. Pero quiero que sepas, que al menos habrás de quedar en uno de los cientos de corazones de chicos que te miran y contemplan mañana tras mañana.

9 comentarios:

  1. Muy linda entrada me gusta y bueno opino igual que la primera chica n.n veamos que tal es el destino

    ResponderEliminar
  2. Cuando pasan estas cosas, siempre creo que lo mejor es pensar que todo sucedió así por algo. Aunque claro, por lo mucho que la aprecias; sería bueno que el destino los vuelva a cruzar. Me gustó mucho como escribiste todo.

    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que cuando suceden estas cosas es mejor pensar que pasan así por algo. Aunque claro, parece un poco injusto. Se nota que la aprecias mucho. Supongo que el destino sabe lo que debe hacer; y seguro que los vuelve a cruzar. Por cierto, me gusto como escribiste todo.

    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo con vos Aldo!

      Un abrazo!

      Eliminar
  4. Pues ojalá la puedas volver a ver!^^

    ResponderEliminar
  5. Pues creo que todos estamos de acuerdo, deja que el destino obre, uno nunca sabe lo que nos espera no? Aunque siempre tiene la esperanza de que sea bueno y nos sorprenda...


    Abrazos...

    :)

    ResponderEliminar
  6. Noooooooo! No nonononononononono!
    No podés dejar que se vaya! Hablala!
    El que no arriesga, no gana.
    Imaginate que sea el amor de tu vida, y vos lo estás dejando pasar. Si fuiste capaz de escribir todo esto, es porque realmente te mueve el piso. Y no creo que eso pase muy seguido.


    Me gusta mucho tu blog, ya te sigo!
    Gracias por visitar mi mundo :) Te espero de vuelta muy pronto!

    Un abrazo

    ResponderEliminar