21 oct. 2012

21 de Octubre: ¿Por qué es una fecha especial?

Viernes 21 de Octubre de 2011

Profesora: "¿Qué es para ustedes la Cultura? ¿Y una Subcultura? Religiones... ¿Qué saben de eso?"

Yo por dentro... "Falta poco para conocerla, estoy tan ansioso, pero... creo que será una decepción, tengo miedo, no estoy seguro de hacer ésto, no es para mi..."

Compañero de banco: "¿y... Gayoso... qué dijo la profesora qué era la Subcultura?"

Yo: "Este... no sé, disculpame, no la escuché, tengo la cabeza en otro lado..."
*Por dentro vuelvo a pensar*: "¿El AMOR, como tal, no es una clasificación de Cultura? Digo... amar al otro, en un futuro casarse y forma una familia, de por si en esas cosas hay algo llamado "Religión" que une a esa familia o a esa pareja, según sea el caso ¿verdad?"

Profesora: "Bueno, chicos, para el Lunes que viene traigan definido lo que para ustedes es una Cultura, una Subcultura y una Endocultura. ¡Buen fin de semana!"

Yo:"Bueno, hora de ir a casa y en un rato comenzar con una aventura, llamada mentira, pero que simplemente espero valga la pena..."
 "¡Mamá, hoy a la tarde, bueno, voy a salir con los chicos al cine ¿puedo salir? ¿necesitas qué te ayude en algo? ¿me das permiso?"

Mamá: "No, no, Juan... anda, no hay problema."

Terminando de cruzar mensajes con "la niña flechada", decido tomarme el tren lo antes posible, porque ya se me hacía tarde, como de costumbre y no tenía forma de calmarme, tenía mucho miedo, estaba muy inseguro, y luego de un viajecito, de unos 15 minutos... me quedé esperando por ella en un Mc Donald's, donde prácticamente me puse a pensar y a reflexionar ¿Qué hacía yo ahí, esperando por ese alguien?
15:15 y nadie llegaba, al lado un Africano vendiendo cadenas y anillos de oro, en frente muchos autos y gente apurada, como de costumbre, así son ciertas zonas de Buenos Aires, en esas horas.
15:20 y seguía esperando y esperando, ya casi me estaba dando por boludeado, usado y que todo ésto había sido una gran mentira.
15:30 Veo a alguien llegar, con una camisa celeste/azul, tal como me había dicho que iría vestida en un mensaje de texto. Mi ojos, mi boca, mi sonrisa, mi corazón, me moría de alegría, no podía creer lo que estaba viendo, era ella, la chica del Facebook, la de las fotos, la de la video llamada, estaba a 5 centímetros de mí. Corrí hacia ella, ella hacía mí, nos abrazamos, ambos temblorosos sin poder creer lo que estaba pasando, ¿Estaba soñando? No, era la realidad y no era ningún sueño, más que la chica por la que estaba desesperado por conocer y es así, como, hoy a un año de todo eso, recuerdo ese cálido abrazo, como si fuera ayer y déjenme decirles, fieles lectores... ¡Qué estoy encantado de haberla conocido! 




3 comentarios:

  1. Gracias por comentar en mi blog! Estuve leyendo un poco el tuyo también y me gustó mucho :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Genial. Me ha pasado, linda sensación. Espero que sigas contando!!! Slds! y éxitos

    ResponderEliminar