23 may. 2011

El Reencuentro (Parte 2)

Bueno lo sé, primero no publiqué esta parte de la historia inmediatamente, pero bueno pretendía que esta sea mas leída y comentada que las otras entradas, así que primero estoy feliz, ya que mucha gente, no se si tanta, pero determinada gente de distintas partes del mundo se acerco a leer esta parte de la historia y muchos me felicitaron por la redacción de ella.

Ahora a lo nuestro: Resulta que volvimos en el colectivo con los chicos, y yo bien cansado decidí quedarme parado en una esquina del colectivo, ya que deje los otros 3 asientos para: Nicole, Sol y Nacho.
La cosa es que en un momento determinado del viaje, Nacho me pide el celular para "jugar", pero como me imaginé era para usurpar mis mensajes, en los cuales la bandeja de entrada estaba lleno de mensajes de: Tamara, o como quien diría: "La Innombrable".
Así que el muy INTELIGENTE de mi amigo, le contesto uno de los últimos mensajes a Tamara con mi celular diciendo que había besado a Nicole, lo cual JAMÁS ocurrió alguna vez.
Rápidamente y en un tono bien serio dije: "Nacho dámelo, realmente dámelo, antes que las cosas se pongan mas calientes de las que ya están".
Hasta que logré sacárselo no sé, me volví loco, comenzamos a hacer toda una escenografía en el colectivo que mucha gente miraba como tratándonos de locos, lo cual sería lo más normal, dada la situación.
Le envié un mensaje, explicándole todo, y no me creyó, me llamó al celular, y no la escuchaba bien, tenía que gritar para hablar y otra vez hice otro papelón frente a todos.
No sé, los demás siguieron riendo y yo seguí llorando por dentro por ELLA, como de costumbre.
LLegamos a nuestro lugar de destino, caímos en casa de Nicole como lo planeamos 1 hora antes en la parada del colectivo.
Subimos a su cuarto y comenzamos a charlar, y a usar su notebook, navegando por la red, como si jamás hubiésemos usado algo como eso, y ya comenzaba a preocuparme, ya que era tarde, y a Nicole se la notaba inquieta.
De pronto un suspiro claro de cansancio dado el horario y la tremenda caminata hecha, invadió la habitación.
Nicole conecto el cable de la planchita, la encendió, espero a que tomara calor, y me dijo: "VENÍ YA, PARA ACÁ JUANCHI!".
Me planchó como lo prometió, y quedé tipo "ponja" como dijo ella, en fin, todos nos reímos, seguímos charlando, hasta que se fue Sol, y nos quedamos con Nacho un rato más, hasta que oscureció finalmente, y ya se notaba y mucho por el clásico cantar de los pájaros de nuestra región.
Se hizo de Noche, ya estábamos en la entrada de la casa de Nicole, despidiéndonos, como si fuese la última vez en nuestras vidas que nos íbamos a ver todos juntos de nuevo (un poco exagerado), así que partí hacia la estación para ya despedir a Nacho, como de costumbre.
LLegó su colectivo, era hora de marcharse, pero un "Nos volveremos a ver, Hasta Pronto" quedó sostenido en el aire, haciendo caer 3 hojas amarillentas clásicas de otoño, las cuales hasta hoy siguen vigentes en mi mente...

No hay comentarios:

Publicar un comentario